Archivo de la categoría ‘Ecología y Medioambiente’




0
Publicado por Olokuti, el 21 de Agosto de 2018
Clasificado en Ecología y Medioambiente, Y esto, ¿donde lo pongo?

Nos sumamos a la petición de Greenpeace y le declaramos la guerra a las pajitas de plástico y otros productos de un solo uso. ¿Parecen inofensivas, verdad? Pues pueden tardar hasta 500 años en descomponerse en el medio ambiente. Se trata de residuos que causan daños muy graves en el ecosistema marino. Tanto es así que entre el 40 y el 60 % de las tortugas ingieren este tipo de plásticos y en algunas especies de aves el porcentaje asciende al 93%. De hecho, las pajitas de plástico que llegan al mar, entre otros residuos de este material, suponen la muerte de más de un millón de aves y más de 100.000 mamíferos marinos cada año. Por eso Greenpeace exige una ley que prohíba estos y otros productos de usar y tirar y pide a la ciudadanía que deje de consumir pajitas. ¿Te apuntas a dejar de usarlas?

 

turtle-greenpeace_social_2

 

 

Según datos de Greenpeace, en Europa se utilizan unos 36.500 millones anuales de unidades de esta cánulas. Y España bate el récord de ser el país europeo que más pajitas usa (y tira) por habitante y año.

 

photo-1506408656147-dab2bc936117

Se calcula que se consumen 4.745 millones de pajitas de plástico cada año en España, lo que representa que tiramos cada día más de 13 millones de pajitas. Eso implica, según la ONG, que una persona consume anualmente 110 de estos objetos plásticos de un solo uso, uno cada tres días.

 

 

De todos estos residuos, España solo recicla el 37% de los envases de plástico. Los demás contaminan cada año el medio ambiente. Además, las pajitas son un producto prescindible en el 99,99% de los casos. Eso significa que, tal y como recuerda la ONG ecologista, las pajitas de plásticos han pasado a ser unos de los elementos más frecuentes en nuestros mares, playas, ríos. A pesar de ser el utensilio plástico más prescindible e innecesario, en el Mediterráneo suponen ya el 6% de la contaminación por plástico. Además, al degradarse en el mar generan microplástico que vuelve a nuestras mesas a través del pescado y marisco que consumimos. ¿Para pensárselo, verdad?

 

Existen alternativas al empleo de elementos plásticos de un solo uso que pasan, en primer lugar, por la reducción de su consumo, pero también por un incremento por ley de la responsabilidad del productor de estos objetos y envases. Por ello, mientras las leyes de prohibición de estos objetos se hagan realidad, Greenpeace y nosotros animamos a luchar contra este grave problema con simples gestos como estos:

 

– Buscar otras alternativas a las pajitas de un solo uso que estén hechas de materiales reutilizables (papel, acero inoxidable, incluso comestibles).

 

– Dejar de consumir envases de usar y tirar (bolsas, botellas, latas, bricks, cápsulas de café, removedores, cubiertos…).

 

environmentally-friendly-3562628_960_720

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

– Fomentar el consumo de agua de abastecimiento público frente al agua embotellada. can%cc%83ita-reutilizable

 

– Implantar un sistema de devolución y retorno (SDDR) de envases de bebidas, ya que cuatro de los elementos más encontrados en los mares  se beneficiarían de ello.

 

– Promover y animar al uso de envases reutilizables, aunque eso sólo será posible a gran escala si tenemos un SDDR.

 

Imágenes: Greenpeace, Pixabay y Unsplash.

 

Bookmark and Share
1
Publicado por Olokuti, el 28 de Junio de 2018
Clasificado en Ecología y Medioambiente

Sabemos que no es fácil, aunque te aseguramos que vivir con muy poco plástico no es una utopía. Si eres de los que quiere vivir de un modo más sostenible no te rindas y ponte manos a la obra.

 

 

Está en todas partes, no solo en las evidentes (bolsas de plástico, botellas…), el plástico nos rodea y nos acompaña más de lo que creemos. Piensa en cuántas de las cosas que usas a diario están hechas con materiales plásticos como el polipropileno, PVC, nailón… ¿No habías reparado en ello, verdad? Además se trata de un material que nos resulta tentador porque es barato, mucho. Probablemente sea esa una de las claves de su éxito. Cierto que también es resistente y tiene numerosas virtudes pero si no empezamos a controlar su uso va a acabar con el Planeta.

 

photo-1521913728990-c534455c5454Que no cunda el pánico. Una vez seas consciente de tu consumo de plástico pon en marcha un plan paulatino para ir reduciendo los residuos poco a poco e ir sustituyendo el plástico que te rodea por etapas. No pretendas pasar de 100 a 0 basura en un día porque no es viable y además te frustrarás.

 

Se trata de una carrera de fondo así que el proceso no es inmediato. Sigue estos sencillos consejos y conseguirás resultados duraderos a largo plazo y eficaces.

 

¿Preparado para despedirte de todo lo que no sea de usar y tirar? Empieza con algunas de las cosas básicas que ya hemos comentado en alguna ocasión y ve añadiendo nuevas:

 

-Despídete de las bolsas de la plástico y lleva contigo una de tela que no pesa y siempre puedes tener a mano, usa bolsas de papel o un carrito. Si no te queda más remedio y tienes que llevarte una del súper piensa al menos en reutilizarla varias veces. Olvídate también de meter la fruta y la verdura que compras en bolsas de plástico.

 

photo-1521732813055-61b789f61463

-Di adiós al agua embotellada. No es mejor que la del grifo y si el sabor no están bueno puedes usar filtros; mantenerla fresquita en la nevera o incluso añadirle un poco de limón. Ve siempre con una botella recargable por si la sed te pilla en la calle.

 

-Se acabó el tiempo de las pajitas, al menos si son de plástico. En la mayoría de casos no son necesarias y la UE les ha declarado la guerra. Si eres de los incondicionales y no puedes vivir sin ellas opta por las de acero inoxidable, las puedes llevar contigo porque no pesan y además son reutilizables.

 

En casa puedes hacer más eligiendo bien qué productos, utensilios y accesorios utilizar. Aquí van algunas ideas:

 

Compra a granel y guárdalo en botes de cristal. Para el pan, las galletas y demás decántate por el acero, que es fácil de limpiar y además duradero. Los líquidos, como el aceite, por ejemplo, almacénalos en botellas de cristal; opta por emplear un estropajo de fibra natural y usa platos y botellas de acero o cristal, vasos de bambú y cubiertos de madera o acero inoxidable. La bolsas de basura que sean biodegradables.

 

zuperzozial

Si tienes bebés, elige pañales lavables o, en su defecto, biodegradables; biberones de cristal resistentes a las caídas o de acero con una boquilla de silicona (polimero artificial que no procede del petróleo) y mordedores de madera y tela o caucho natural. Los juguetes de los más pequeños, mejor de madera y sin pigmentos tóxicos y los tejidos orgánicos y lo más naturales posibles.

 

pan%cc%83ales

 

 

 

 

 

 

Para la higiene personal elige jabones sólidos, no necesitan bote, y neutros para cuidar la piel. También esponjas naturales, así como desodorante y pasta de dientes sólidos y cepillo de dientes de bambú. ¿Sabías que el 1% del plástico de los océanos proviene de ellos porque no son reciclables y sus cerdas se convierten en microplásticos? El hilo dental, mejor de seda natural. Por su parte, los peines y cepillos úsalos también de madera y los contenedores para guardar cosas, de tela, madera o acero.

 

 

hydrophil-cepillo-de-dientes-suave-medio-rojo-250301-es cepillo

 

Asimismo, existen bastoncillos para los oídos con cuerpo de algodón o bambú que resultan duraderos, con ellos evitarás que los tradicionales se cuelen por los filtros de las depuradoras y terminen en el mar.

 

bastoncillos

 

 

 

 

 

 

 

 

Llevar una vida más sostenible, reducir el consumo de plástico al máximo y generar cada vez menos basura no resulta fácil, pero no es imposible ni tan complicado como imaginamos. ¿Te apuntas al reto?

 

 

 

 

 

 

 

Bookmark and Share
2
Publicado por Olokuti, el 5 de Junio de 2018
Clasificado en Ecología y Medioambiente

Cada 5 de junio, desde que en 1974 lo estableciera Naciones Unidas, se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente. El objetivo: sensibilizar y generar presión política para abordar temas relacionados con este. La efeméride busca motivar a las personas para que se conviertan en agentes activos del desarrollo sostenible y equitativo, así como promover un cambio de actitud hacia temas ambientales y fomentar la cooperación para lograr una sostenibilidad que garantice un futuro seguro y mejor a los que nos sucederán.

 

dia-mundial-medio-ambiente-2018-1200x1200

 

El Día Mundial del Medio Ambiente de este año le ha declarado la guerra al plástico. Por eso, bajo el lema “Sin contaminación por plástico”, instituciones, empresas, ONG’s, la sociedad civil… se suman hoy a iniciativas, acciones y llamamientos para conseguir un modelo de producción y consumo que prescinda de los plásticos de un solo uso en todas sus manifestaciones, no solo en las bolsas. Y lo hace justo una semana después que la Comisión Europea anunciara su intención de prohibir este material en aquellos objetos cotidianos para los que ya existe una alternativa sostenible.

 

green-beans-1377124_960_720

Esta elección no es casual, dependemos demasiado del plástico de un solo uso o desechable y eso tiene graves consecuencias medioambientales. Los residuos plásticos están inundando nuestros mares y, por tanto, detener esa invasión es urgente.

 

 

plastic-3151246_960_720

 

Las cifras son para ponerse manos a la obra sin perder tiempo: cada año se vierten en los océanos, según datos de la ONU, 8 millones de toneladas de plástico, lo que amenaza gravemente la vida marina y humana, además de destruir los ecosistemas naturales. Cada uno de nosotros puede ayudar a reducir esa enorme cantidad de plástico que va a parar a nuestros océanos simplemente cambiando hábitos en su día a día que ayuden minimizar la pesada carga de la contaminación de los plásticos en la naturaleza, los animales y sobre nuestra propia salud.

 

La batalla contra el plástico ha empezado y la Comisión Europea se ha empeñado en ganarla, por eso propone nuevas normas para los diez productos de plástico de un solo uso que se encuentran con más frecuencia en las playas y mares europeos, ya que estos productos, junto a las artes de pesca, representan el 70% de todos los residuos marinos. Asimismo, para conseguir mejores resultados la UE propone aplicar medidas diferentes a productos diferentes. Aquí las tienes:

 

straws-3193715_960_720Prohibición del plástico en determinados productos: los productos de plástico de un solo uso no podrán comercializarse cuando haya alternativas fácilmente disponibles y asequibles. La prohibición se aplicará a los bastoncillos de algodón, los cubiertos, los platos, las pajitas, los agitadores de bebidas y los palitos de globos de plástico, que deberán estar fabricados exclusivamente con materiales más sostenibles. Los recipientes de bebidas de un solo uso de plástico solo podrán comercializarse si sus tapas y tapones permanecen unidos a ellos.

 

Objetivos de reducción del consumo: los Estados miembros tendrán que reducir el uso de los recipientes alimentarios y de los vasos de plástico.

 

whole-grains-1107478_960_720Obligaciones de los productores: contribuirán a cubrir los costes de la gestión y la limpieza de residuos, así como de las medidas de sensibilización en relación con los recipientes alimentarios, los envases y envoltorios (por ejemplo, de patatas fritas y golosinas), los recipientes y vasos de bebidas, los productos del tabaco con filtro, las toallitas húmedas, los globos y las bolsas de plástico ligeras. También se ofrecerán a la industria incentivos para desarrollar alternativas menos contaminantes a esos productos.

 

plastic-bottles-388679_960_720

Objetivos de recogida: los Estados miembros estarán obligados a recoger el 90% de las botellas de bebidas de plástico de un solo uso de aquí a 2025 mediante, por ejemplo, sistemas de consigna.

 

Requisitos de etiquetado: algunos productos deberán llevar una etiqueta clara y normalizada que informe sobre el modo de eliminación de los residuos, su impacto ambiental negativo y la presencia de plásticos en ellos. Este requisito se aplicará a las compresas higiénicas, las toallitas húmedas y los globos.

 

Medidas de sensibilización: los Estados miembros estarán obligados a aumentar la sensibilización de los consumidores sobre los efectos negativos de tirar plásticos de un solo uso y artes de pesca, así como sobre la disponibilidad de sistemas de reutilización y las posibles opciones de gestión de residuos para todos esos productos.

 

fishing-net-164665_960_720En cuanto a las artes de pesca, que suponen el 27% de toda la basura que se encuentra en las playas, se propone completar el actual marco político con sistemas de responsabilidad de los productores por las artes de pesca que contienen plástico: los productores de artes de pesca de plástico tendrán que sufragar los costes de la recogida de residuos por las instalaciones portuarias receptoras y los de su transporte y tratamiento. También deberán correr con los gastos de las medidas de sensibilización.

 

En el Día Mundial del Medio Ambiente, recuerda que cuidarlo es algo que nos concierne a todos, por eso debemos tomar conciencia y adoptar medidas concretas contra la contaminación por plásticos. Es la única manera que tenemos para garantizar una protección duradera del planeta y sus recursos naturales. Está en nuestras manos conservar los ecosistemas marinos y terrestres, y hacer un uso sostenible de estos recursos, por nosotros y por los que vendrán.

 

Fuente: Naciones Unidas. Medio Ambiente – Comisión Europea. Infografía: ONU

 

Bookmark and Share
0
Publicado por Olokuti, el 30 de Mayo de 2018
Clasificado en Ecología y Medioambiente, Sociedad

Las ciudades del futuro deberían ser tan prósperas como sostenibles. Suena a perogrullada, pero todavía hoy, a la hora de ocuparse de ámbitos como la vivienda, el transporte, la industria, las infraestructuras, etc. muchos municipios lo siguen haciendo, a menudo, con criterios muy poco sostenibles.

 

 

pexels

Las ciudades sostenibles son aquellas que cuentan con la capacidad para desarrollarse bajo criterios ecológicos y también de igualdad social. No existe un único modelo, ya que cada urbe adopta sus propias soluciones implementando medidas dirigidas a lograr un equilibrio entre bienestar y desarrollo.

 

A pesar de existir numerosos modelos hay una serie de requisitos que toda ciudad que se considere sostenible debería cumplir y estos pasan por garantizar el bienestar de sus habitantes, lo que se traduce en cubrir todos aquellos aspectos que son esenciales como una educación de calidad; centros de salud adecuados; transporte público accesible; seguridad…

 

senior-pasja

Asimismo, la renovación del espacio público es otro de los factores esenciales a tener en cuenta –adaptar calles, parques y el espacio urbano en general–, así como conservar el patrimonio cultural con el que cuentan. Las ciudades sostenibles son aquellas que se preocupan por mejorar la eficiencia en el uso de la energía y el agua reduciendo su desperdicio al mínimo.

 

Tener en cuenta el compromiso medioambiental de la ciudad también es importante a la hora de valorar si ésta es sostenible o no; este implica reducir el CO2 y otros gases perjudiciales a partir del uso de energías renovables, medios alternativos de transporte, adaptación de viviendas que permitan el ahorro de energía y agua, etc. Favorecer el comercio justo, fomentar la compra local, potenciar los productores respetuosos con el medio ambiente e impulsar modelos que contribuyan a evitar el consumo excesivo es otra de las características de las ciudades sostenibles. Igual que el poner en marcha todo tipo de acciones enfocadas a concienciar de la importancia del consumo responsable y el reciclaje. Darle a las cosas una nueva vida, además de luchar contra el uso desmedido de los recursos, crea redes de solidaridad entre sus habitantes.

 

Así que si queremos cuidar del entorno es más que necesario rediseñar nuestras ciudades y nuestros sistemas para lograr reducir los impactos ecológicos y construir modelos enfocados a un desarrollo urbano más eficaz, barato y mejor. Vivir en espacios más sostenibles, saludables y respetuosos con las personas también depende de nosotros.

 

bici-stocksnap

 

Únicamente es necesario incorporar pequeños cambios en nuestras rutinas diarias como, por ejemplo, intentar producir el mínimo residuo posible. Pasarnos a la economía colaborativa y compartir o intercambiar para no desperdiciar ni recursos ni dinero. Apostar por el verde -no nos referimos al color- para ganarle espacio al cemento. Desplazarnos de la manera más sostenible posible (nuestra salud también se beneficiará de ello), o consumir el menor número de envases de un solo uso o, incluso, beber agua del grifo (si la de tu zona tiene mal sabor instala un buen filtro) para ahorrar dinero, reducir la huella de CO2 que tiene el agua embotellada y los alimentos envasados y minimizar los problemas ambientales causados por el plástico. Estos son solo algunas acciones pero hay bastantes más.

 

Las ciudades que habitamos deberían ser una herramienta que mostrase el futuro que viene y ese futuro será de aquellas ciudades que cambien más rápido, se reinventen y aprendan a ser sostenibles. ¿Nos ponemos manos a la obra?

 

 

Bookmark and Share
0
Publicado por Olokuti, el 27 de Abril de 2018
Clasificado en Ecología y Medioambiente

Móvil, ordenador, tableta, lavavajillas, televisor… Vivimos rodeados de dispositivos electrónicos y eléctricos que nos facilitan la vida; a eso hay que sumar que son muchos a los que les gusta estrenar tecnología cada vez más a menudo, lo que conlleva como contrapartida el aumento de los desperdicios derivados de este tipo de productos.

 

Casi un millón de toneladas de basura electrónica. Eso es lo que genera al año España, según los cálculos de la plataforma especializada en  la reutilización de aparatos eléctricos Back Market. Esa cifra se traduce en algo así como que cada español genera una media de 20 kilos de basura electrónica al año, un 17% más que hace cuatro años.

 

Según el informe Global E-waste Monitor 2017 del programa Ciclos Sostenibles de la Universidad de las Naciones Unidas (UNU), el crecimiento se debe, en parte, a un aumento considerable del uso de ordenadores, smartphones, tablets y pequeños electrodomésticos. De hecho, este tipo de deshechos es el que más rápido aumenta actualmente, a un ritmo tres veces mayor que la media de los residuos urbanos y entre un 16 y un 22% cada cinco años.

 

computer-2049019_1920

Se entiende como basura electrónica los productos desechados con una batería o un enchufe. Los datos del informe son demoledores: los registros de la UNU indican que en ocho años España ha pasado de producir 652.000 toneladas de chatarra electrónica al año (según datos de la Universidad de Salamanca de 2010) a 930.000 toneladas. Por tanto, la generación de estos residuos se ha disparado un 43% debido al alto consumo de aparatos eléctricos y electrónicos (smarthphone, tabletas, ordenadores, pequeños y grandes electrodomésticos…) que suelen reemplazar los que ya tenemos cuando todavía cuentan con una vida útil.

 

Los datos del estudio indican que España es el quinto país europeo que más deshechos de este tipo produce por detrás de Alemania, Reino Unido, Francia e Italia. A nivel global, en 2017 se generaron casi 45 millones de toneladas de RAEE en todo el mundo. Y las previsiones no son halagüeñas, ya que los expertos calculan que la cifra seguirá aumentando en los próximos años.

 

El citado informe, además de analizar el estado de la creciente acumulación de este tipo de desechos, propone soluciones como el reciclaje y estándares para reutilizar materiales. También destaca la importancia de que los ciudadanos contribuyan a reciclar y reducir la acumulación de esos aparatos electrónicos.

 

Entre todos podemos disminuir la contaminación con sencillos gestos que contribuyan a reutilizar, reacondicionar y reciclar. ¿Cómo hacerlo?

 

– Alarga al máximo la vida útil de los aparatos tecnológicos.

 

-Desenchufa completamente los equipos electrónicos cuando no estén en uso.

 

– No tires, reubica. Busca una alternativa sostenible para tus aparatos y dales una segunda oportunidad; seguro que hay personas interesadas en los dispositivos viejos.

 

– Compra de segunda mano.

 

– Deshazte de los aparatos electrónicos o eléctricos en los puntos adecuados y que atiendan los cuidados necesarios para que puedan ser reciclados.

 

splitshire-91431

Los residuos tecnológicos son cosa de todos y minimizarlos está en nuestra mano así que la próxima vez que vayas a cambiar de móvil, pregúntate si realmente necesitas uno nuevo o puedes seguir usando el que tienes. El medio ambiente te lo agradecerá.

 

Bookmark and Share
0
Publicado por Olokuti, el 28 de Marzo de 2018
Clasificado en Ecología y Medioambiente

Estamos en Semana Santa, así que para los que ya estéis disfrutando de unos días de relax o los que tengáis planeada una escapada, aquí van cinco consejos para viajar de manera sostenible y respetar el medio ambiente.

 

El objetivo es disfrutar del tiempo de ocio y conseguir, al mismo tiempo, que nuestra huella ecológica sea lo menor posible y genere un impacto medioambiental bajo. Planificar un turismo compatible con el cuidado del Planeta es más sencillo de lo que crees.

 

rawpixel-com-191102-unsplash

 

1. Interésate por el sitio al que vas a viajar. Puede parecer una perogrullada, pero conocer y adaptarte al lugar en el que vas a pasar tu estancia es bueno. Descubrir las características y peculiaridades del destino elegido te permitirá vivir al máximo la experiencia y, además de ser más enriquecedor, contribuirá a que seas más respetuoso con la zona. Utilizar guías turísticos y alojamientos de la zona, o evitar coger muestras de especies animales, vegetales e incluso rocas, son medidas a tener en cuenta para respetar el entorno natural o histórico que visitamos.

 

2. El equipaje importa. El viaje empieza por hacer la maleta. Y aunque te parezca una tontería en la elección de éste puede llevar a cabo algunos pequeños gestos que beneficien al medio ambiente. ¿Cómo? Pues, por ejemplo, al preparar el neceser evita los envases tamaño viaje, no es una broma aunque son pequeños utilizan demasiado embalaje para sus proporciones. Es mejor llevar los envases habituales, y si son jabones o champús ecológicos mejor, así no contaminaremos las aguas en nuestro destino.

 

3. Sé uno más: adáptate al ritmo de la vida local. ¿Qué te parece desconectar, olvidarte de las prisas y vivir el día a día como lo hacen los habitantes de la zona? Piérdete entre ellos; conoce sus costumbres sociales, culturales, participar de sus tradiciones; prueba su gastronomía… Asimismo, intenta elegir productos locales, es un buen modo de mejorar la economía del lugar.

 

4. Si te has de mover, mejor con medios de transporte público. Opta por el tren, el autobús o bicicleta. Es una manera de evitar al máximo el impacto medio ambiental. Si vas a usar el coche, intenta minimizar los quilómetros: eso ayudará a reducir algo la contaminación y también hará que te ahorres algún que otro atasco.

 

gemma-evans-195670-unsplash

5. Estés donde estés, recicla y consume de manera respetuosa.  Sí, aunque no estés en casa, no pierdas el hábito de reciclar. Separa los residuos que consumas, ya sean plásticos, papel o vidrio. Y siempre que puedas, lleva botellas reutilizables, cantimplora o termos de acero inoxidable para evitar usar una botella de plástico de un solo uso. Si fumas, no olvides recoger tus colillas, ya estés en la playa, montaña o en la ciudad. Y si estás en plena naturaleza no tires bolsas de plástico, papel de aluminio, chicles o cualquier otro residuo no biodegradable. Trata, si estás en un hotel, apartamento o casa rural, de ahorrar en el consumo de agua y energía y respetar el entorno

 

Existen muchas maneras de viajar y contribuir a contaminar menos, a reducir residuos o ahorrar energía. Estando fuera del hogar también es posible ser responsable con pequeños gestos porque todas las elecciones que se hagan durante el viaje también influyen en el ecosistema.

 

Fotos: rawpixel.com y Gemma Evans

Bookmark and Share
0
Publicado por Olokuti, el 22 de Marzo de 2018
Clasificado en Ecología y Medioambiente

Si es 22 de marzo es el Día Mundial del Agua. Naciones Unidas lo estableció en 1992 para concienciar de la importancia de uno de los bienes naturales más importantes para nuestra supervivencia: el agua. Lo que se pretende es llamar la atención sobre la importancia del agua y, también defender una gestión más sostenible de ella.

 

¿Sabes qué es la huella hídrica? El concepto, igual que la huella ecológica o la huella de carbono, puede calcularse para una persona, para una empresa, para un país o incluso para un producto. Se trata, en definitiva, de un cálculo de todo el volumen de agua que se utiliza para producir los productos y servicios que consume la entidad analizada. Es decir, nuestra huella hídrica personal es toda el agua que consumimos directa o indirectamente con nuestra forma de vida. Es un valor interesante y conocer sus cifras puede ser realmente sorprendentes.

 

descarga

Lo cierto es si hablamos de agua las cifras no son halagüeñas: únicamente un 0,07% del agua existente en la tierra es potable y además esa cantidad se ve reducida, año tras año a causa de la contaminación. 2.100 millones de personas en todo el mundo no tienen acceso a agua potable que haya sido tratada de forma segura y las previsiones indican que la demanda de este preciado e imprescindible recurso crezca, de aquí a 2050, hasta un 30%, a la vez que irá aumentando la población ya que todo indica que habrá  2.000 millones de personas más en la Tierra. Y más datos que hacen que hacen que nos planteemos un consumo responsable del agua: dos de cada cinco seres humanos estarán expuestos a la devastación de las inundaciones. Además hay que recordar que tanto las inundaciones como las sequías y la contaminación se vuelven más virulentas cuando descuidamos y maltratamos los ecosistemas. Así que gestionar de manera sostenible este “oro liquido” es una tarea que no se puede aplazar más.

 

En nuestro día a día podemos llevar a la práctica pequeñas acciones que nos permitan ahorrar agua.

 

Aquí van algunos consejos que puede poner en práctica:

 

 

faucet-686958_960_720

 

 

  • Cierra los grifos siempre que no los uses: mientras te enjabonas el pelo, te cepillas los dientes, fregando utensilios de cocina, mientras te afeitas, te lavas las manos… Aunque te parezca poco tiempo te ayudarán a ahorrar agua.

 

  • Dúchate en lugar de bañarte ya que una ducha gasta un 50% menos. ¿Sabías que una ducha de unos 5 minutos puede ahorrarte unos 3500 litros al mes.

 

  • Recoge el agua de cuando esperas a que se caliente, y reutilízala (regar, fregar el suelo… ).

 

  • No uses el inodoro como papelera.

 

  • Utiliza de forma eficiente los electrodomésticos: pon la lavadora, el lavavajillas y similares siempre cuando estén totalmente llenos. Si no, usa media carga o ciclos cortos. ¡Mejor lavavajillas que lavar a mano! Poner la lavadora cuando esté llena te puede hacer ahorrar de 2500 a 2800 litros cada mes.

 

  • Aísla las tuberías de agua caliente para reducir el tiempo que necesita en calentar. Deja en remojo ollas y sartenes en lugar de gastar agua mientras las limpiamos.

 

  • Lava frutas y verduras en un recipiente con agua en vez de bajo el grifo.

 

  • Reutiliza el agua rica en nutrientes de alimentos cocidos o al vapor para sopa.

 

  • Arregla enseguida cualquier fuga de agua, ya que un grifo goteando puede suponer hasta 40 litros de agua al día.

 

  • Si tienes jardín, mejor plantas autóctonas, así no te excederás en el uso de agua para regar. Aprovecha también a recoger el agua de lluvia.  Riega tus plantas al amanecer o al anochecer porque así evitarás que el agua se evapore antes de ser absorbida. No limpies el suelo con manguera, usa una escoba.  Coloca sensores de lluvia en los sistemas de riego automáticos para interrumpir su accionamiento.

 

Hay otros pequeños trucos que nos permiten ahorrar como utilizar dosificadores y aireadores que reducen el caudal de agua en grifos o la alcachofa de ducha. También puedes instalar una cisterna que permita medir la cantidad de agua que ésta descarga. Otra opción es meter dos botellas de agua de 0,5 litros llenas para ahorrar en cada descarga, o un reductor para cisternas. Existen en el mercado calculadores del consumo para que sepas en cada momento el agua que gastas. Incluso algunos, te avisan cuándo estás malgastando.

 

Asimismo, fuera de casa también puedes llevar a cabo pequeñas acciones que contribuyan a un consumo más sostenible y responsable como, por ejemplo:

 

Rechaza plásticos innecesarios y de un solo uso como pajitas, vasos… que puede acabar en los océanos.         64256_0_m

 

Lleva contigo una botella reutilizable para poder rellenarla siempre que sea necesario.

 

Pide agua del grifo siempre que sea posible.

 

 

 

 

Bookmark and Share
0
Publicado por Olokuti, el 28 de Febrero de 2018
Clasificado en Ecología y Medioambiente

El cambio climático nos afecta a todos y por tanto cuidar del planeta es, también, cosa de todos y en nuestras manos está el incorporar a nuestro día a día pequeñas acciones más sostenibles que contribuyan a frenarlo.

 

A estas alturas de carrera no podemos negar, aunque algunos se sigan empeñando, que el cambio climático está más de demostrado y que el calentamiento global ya está empezando a pasarnos factura: fenómenos atmosféricos extremos, la deforestación, el aumento del nivel del mar… son solo algunos de los cambios que está provocando. Y su impacto, tanto sobre la tierra como sobre los sistemas socioeconómicos, es cada vez más preocupante.

¿Sabes que incluyendo estos hábitos puedes combatir localmente un problema global y cuidar del medio ambiente? Toma nota:

 

woman-1245961_960_720Usa menos el coche y reduce emisiones. Siempre que puedas utiliza medios de transporte sostenibles como la bici y muévete más en transporte público. Si eres de los que no van a ningún sitio sin su coche recordarte que cada quilómetro de aumentas la velocidad aumenta el CO2y el gasto. Si a pesar de ello sigues siendo un acérrimo defensor del coche al menos revisa los neumáticos; si su presión baja 0,5 bares, el coche consumirá un 2,5 por ciento más de combustible y, por tanto, liberará un 2,5 por ciento más de CO2. Para que te hagas una idea: el ahorro de cuatro litros de gasolina evita la emisión de seis kilos de dióxido de carbono.

 

Ahorra energía y no dejes los electrodomésticos en stand by (modo espera) ni enchufados. Con solo apagar la televisión o el ordenador cuando no los uses evitarás que miles de kilos de CO2 salgan a la atmósfera. Tampoco dejes el cargador del móvil enchufado todo el tiempo porque seguirá consumiendo electricidad aunque el teléfono no esté conectado. Usa la lavadora y el lavavajillas sólo cuando estén llenos y si no lo están, programas económicos. Recuerda que si el frigorífico y el congelador están cerca de los fuegos o de la caldera, consumirán mucha más energía. Y si se trata de electrodomésticos viejos, descongélalos regularmente. No pongas en la nevera alimentos calientes o templados; ahorrarás energía si dejas que se enfríen primero. ¿Sabias que tapar la olla mientras cocinas es una buena manera de ahorrar mucha energía?

 

Actúa contra deforestación: aunque suene obvio, evita todo aquello que provoque riesgos de incendio. A la hora de comprar madera, mejor apostar por las que cuentan con certificación o sello que garantice su origen sostenible. Y planta un árbol, el planeta te lo agradecerá, ya que en toda su vida puede absorber hasta una tonelada de CO2.

 

Pon en práctica la sostenibilidad y apúntate a las 5 Rs y en este orden: Rechaza, reduce, reutiliza, readapta y recicla. Recuerda que se puede ahorrar más de 730 kilos de CO2al año al reciclar la mitad de la basura que produces en casa.

 

Cuanto menos embalaje, mejor; decántate por productos con poco envase o reutilizables. Bolsas de cartón o tela en vez de plástico y ve olvidándote de las toallitas húmedas y de papel. Así se pueden evitar la emisión de 1.100 kilos de CO2 solo reduciendo nuestra basura un 10%.

18949_0_m

 

Ajusta el termostato ya que oscilación de dos grados centígrados en invierno y en verano ahorra más de 600 kilos de dióxido de carbono por hogar en un año. Además, bajar la temperatura un grado puede suponer una reducción en la factura de la calefacción entre un 5 y un 10%. Recuerda no abrir las ventanas solo unos minutos para ventilar la casa para no dejar escapar el calor mucho y aíslala bien. Cuando llegue el calor no abuses del aire acondicionado, consume mucha energía y su emisión de CO2 es alta. Además tu factura te lo agradecerá.

 

Exige a los gobernantes medidas que lleven a una vida más sostenible mediante acciones como promover las energías renovables, un transporte público más sostenible y otros transportes no contaminantes, gestionar correctamente los residuos al reciclar-reusar…

Bookmark and Share
0
Publicado por Olokuti, el 19 de Noviembre de 2017
Clasificado en Ecología y Medioambiente

Los bosques, los grandes pulmones de nuestro planeta están en peligro. Estas pequeñas acciones que te proponemos realmente crearán un impacto positivo en el mundo.

Los bosques cubren el 31%  de área de tierra global y son los almacenes más grandes de carbono después de los océanos. Además, proporcionan medios de subsistencia, medicinas, combustible y alimentos para 1,6 mil millones de personas (2k en culturas indígenas). Pero cada año, el ser humano corta y destruye 13 millones de hectáreas -o 48 campos de fútbol- de bosques para la agricultura, ganadería, tala, papel y minería. Uno de los mayores impulsores de la deforestación es la producción de aceite de palma, que es aproximadamente la mitad de los productos que compras en las tiendas. Su ubicuidad causa una demanda que lleva a que los bosques sean talados y criados para su producción.

Leer el resto »

Bookmark and Share
0
Publicado por Olokuti, el 14 de Octubre de 2017
Clasificado en Ecología y Medioambiente

“Sigue con confianza y decisión la dirección de tus sueños. Vive la vida que habías imaginado. Cuando simplificas tu vida, las leyes del universo también serán más simples"

Henry David Thoreau (12 de julio de 1817 – 6 de mayo de 1862) fue un escritor, poeta, filósofo, abolicionista, naturalista, fiscalista, crítico de desarrollo, topógrafo e historiador estadounidense, entre otras cosas. Thoreau es visto por muchas personas como el padre del movimiento de la sostenibilidad ambiental. Sus ideas, expuestas en veinte volúmenes de escritos, han influenciado y servido de cimiento para anarquistas, libertarios, socialistas, liberales,  conservadores, ecologistas postmodernos y héroes de la sostenibilidad por igual.

thoreau

Es popularmente conocido por su ensayo Desobediencia Civil, un argumento para la resistencia individual al gobierno civil en oposición a un estado injusto. Después de su ‘Desobediencia civil’, Thoreau decidió trasladarse al campo, a Walden, en plena naturaleza, a una cabaña de 13 metros cuadrados, que él mismo construyó y donde vivió durante 2 años, 2 meses y 2 días.

Walden es un experimento y reflexión de su tiempo allí, donde pretendía demostrar la futilidad del estilo de vida de la épica: pescaba, caminaba, observaba la vida salvaje y meditaba acerca de las ventajas espirituales de una vida sencilla en un entorno natural. Un ensayo a medio camino entre el diario de un naturalista y un tratado de filosofía.

Y todo esto, ¿Por qué? La respuesta la encontramos en la placa que conmemora  la cabaña donde pasó sus días.

Fui a los bosques porque quería vivir deliberadamente; enfrentar solo los hechos esenciales de la vida y ver si podía aprender lo que ella tenía que enseñar. Quise vivir profundamente y desechar todo aquello que no fuera vida… para no darme cuenta, en el momento de morir, que no había vivido.

Había pasado su vida tratando de encontrar una forma de vida hermosa, saludable y ética.

Thoreau

Después de aquella experiencia en Walden, Thoreau publicó ‘Walden o la vida en el bosque’. En el texto descubrimos a un Thoreau entusiasta de los patrones ecológicos, un analista de la naturaleza, capaz de observar cómo los bosques se regeneran después del fuego o la intervención humana, por medio de la dispersión de semillas a través del viento o de los animales.

Thoreau murió a causa de la tuberculosis, en 1862 y su obra tardó muchos años en ser reconocida internacionalmente. Hoy, su sencilla tumba se encuentra cubierta por flores, hojas y recuerdos traídos de todo el mundo por sus lectores.

Los hombres trabajan por error (…) se dedican, como dice un viejo libro, a acumular riquezas donde roen la polilla y la carcoma, donde los ladrones abren brechas y roban. Es una vida de locos, como comprenderán cuando lleguen a su fin, si no antes. 

Bookmark and Share