Publicado por Olokuti, el 28 de Marzo de 2018
Clasificado en Ecología y Medioambiente

Estamos en Semana Santa, así que para los que ya estéis disfrutando de unos días de relax o los que tengáis planeada una escapada, aquí van cinco consejos para viajar de manera sostenible y respetar el medio ambiente.

 

El objetivo es disfrutar del tiempo de ocio y conseguir, al mismo tiempo, que nuestra huella ecológica sea lo menor posible y genere un impacto medioambiental bajo. Planificar un turismo compatible con el cuidado del Planeta es más sencillo de lo que crees.

 

rawpixel-com-191102-unsplash

 

1. Interésate por el sitio al que vas a viajar. Puede parecer una perogrullada, pero conocer y adaptarte al lugar en el que vas a pasar tu estancia es bueno. Descubrir las características y peculiaridades del destino elegido te permitirá vivir al máximo la experiencia y, además de ser más enriquecedor, contribuirá a que seas más respetuoso con la zona. Utilizar guías turísticos y alojamientos de la zona, o evitar coger muestras de especies animales, vegetales e incluso rocas, son medidas a tener en cuenta para respetar el entorno natural o histórico que visitamos.

 

2. El equipaje importa. El viaje empieza por hacer la maleta. Y aunque te parezca una tontería en la elección de éste puede llevar a cabo algunos pequeños gestos que beneficien al medio ambiente. ¿Cómo? Pues, por ejemplo, al preparar el neceser evita los envases tamaño viaje, no es una broma aunque son pequeños utilizan demasiado embalaje para sus proporciones. Es mejor llevar los envases habituales, y si son jabones o champús ecológicos mejor, así no contaminaremos las aguas en nuestro destino.

 

3. Sé uno más: adáptate al ritmo de la vida local. ¿Qué te parece desconectar, olvidarte de las prisas y vivir el día a día como lo hacen los habitantes de la zona? Piérdete entre ellos; conoce sus costumbres sociales, culturales, participar de sus tradiciones; prueba su gastronomía… Asimismo, intenta elegir productos locales, es un buen modo de mejorar la economía del lugar.

 

4. Si te has de mover, mejor con medios de transporte público. Opta por el tren, el autobús o bicicleta. Es una manera de evitar al máximo el impacto medio ambiental. Si vas a usar el coche, intenta minimizar los quilómetros: eso ayudará a reducir algo la contaminación y también hará que te ahorres algún que otro atasco.

 

gemma-evans-195670-unsplash

5. Estés donde estés, recicla y consume de manera respetuosa.  Sí, aunque no estés en casa, no pierdas el hábito de reciclar. Separa los residuos que consumas, ya sean plásticos, papel o vidrio. Y siempre que puedas, lleva botellas reutilizables, cantimplora o termos de acero inoxidable para evitar usar una botella de plástico de un solo uso. Si fumas, no olvides recoger tus colillas, ya estés en la playa, montaña o en la ciudad. Y si estás en plena naturaleza no tires bolsas de plástico, papel de aluminio, chicles o cualquier otro residuo no biodegradable. Trata, si estás en un hotel, apartamento o casa rural, de ahorrar en el consumo de agua y energía y respetar el entorno

 

Existen muchas maneras de viajar y contribuir a contaminar menos, a reducir residuos o ahorrar energía. Estando fuera del hogar también es posible ser responsable con pequeños gestos porque todas las elecciones que se hagan durante el viaje también influyen en el ecosistema.

 

Fotos: rawpixel.com y Gemma Evans

Bookmark and Share