Publicado por Olokuti, el 28 de Febrero de 2018
Clasificado en Ecología y Medioambiente

El cambio climático nos afecta a todos y por tanto cuidar del planeta es, también, cosa de todos y en nuestras manos está el incorporar a nuestro día a día pequeñas acciones más sostenibles que contribuyan a frenarlo.

 

A estas alturas de carrera no podemos negar, aunque algunos se sigan empeñando, que el cambio climático está más de demostrado y que el calentamiento global ya está empezando a pasarnos factura: fenómenos atmosféricos extremos, la deforestación, el aumento del nivel del mar… son solo algunos de los cambios que está provocando. Y su impacto, tanto sobre la tierra como sobre los sistemas socioeconómicos, es cada vez más preocupante.

¿Sabes que incluyendo estos hábitos puedes combatir localmente un problema global y cuidar del medio ambiente? Toma nota:

 

woman-1245961_960_720Usa menos el coche y reduce emisiones. Siempre que puedas utiliza medios de transporte sostenibles como la bici y muévete más en transporte público. Si eres de los que no van a ningún sitio sin su coche recordarte que cada quilómetro de aumentas la velocidad aumenta el CO2y el gasto. Si a pesar de ello sigues siendo un acérrimo defensor del coche al menos revisa los neumáticos; si su presión baja 0,5 bares, el coche consumirá un 2,5 por ciento más de combustible y, por tanto, liberará un 2,5 por ciento más de CO2. Para que te hagas una idea: el ahorro de cuatro litros de gasolina evita la emisión de seis kilos de dióxido de carbono.

 

Ahorra energía y no dejes los electrodomésticos en stand by (modo espera) ni enchufados. Con solo apagar la televisión o el ordenador cuando no los uses evitarás que miles de kilos de CO2 salgan a la atmósfera. Tampoco dejes el cargador del móvil enchufado todo el tiempo porque seguirá consumiendo electricidad aunque el teléfono no esté conectado. Usa la lavadora y el lavavajillas sólo cuando estén llenos y si no lo están, programas económicos. Recuerda que si el frigorífico y el congelador están cerca de los fuegos o de la caldera, consumirán mucha más energía. Y si se trata de electrodomésticos viejos, descongélalos regularmente. No pongas en la nevera alimentos calientes o templados; ahorrarás energía si dejas que se enfríen primero. ¿Sabias que tapar la olla mientras cocinas es una buena manera de ahorrar mucha energía?

 

Actúa contra deforestación: aunque suene obvio, evita todo aquello que provoque riesgos de incendio. A la hora de comprar madera, mejor apostar por las que cuentan con certificación o sello que garantice su origen sostenible. Y planta un árbol, el planeta te lo agradecerá, ya que en toda su vida puede absorber hasta una tonelada de CO2.

 

Pon en práctica la sostenibilidad y apúntate a las 5 Rs y en este orden: Rechaza, reduce, reutiliza, readapta y recicla. Recuerda que se puede ahorrar más de 730 kilos de CO2al año al reciclar la mitad de la basura que produces en casa.

 

Cuanto menos embalaje, mejor; decántate por productos con poco envase o reutilizables. Bolsas de cartón o tela en vez de plástico y ve olvidándote de las toallitas húmedas y de papel. Así se pueden evitar la emisión de 1.100 kilos de CO2 solo reduciendo nuestra basura un 10%.

18949_0_m

 

Ajusta el termostato ya que oscilación de dos grados centígrados en invierno y en verano ahorra más de 600 kilos de dióxido de carbono por hogar en un año. Además, bajar la temperatura un grado puede suponer una reducción en la factura de la calefacción entre un 5 y un 10%. Recuerda no abrir las ventanas solo unos minutos para ventilar la casa para no dejar escapar el calor mucho y aíslala bien. Cuando llegue el calor no abuses del aire acondicionado, consume mucha energía y su emisión de CO2 es alta. Además tu factura te lo agradecerá.

 

Exige a los gobernantes medidas que lleven a una vida más sostenible mediante acciones como promover las energías renovables, un transporte público más sostenible y otros transportes no contaminantes, gestionar correctamente los residuos al reciclar-reusar…

Bookmark and Share