Publicado por sofiagg, el 14 de Octubre de 2017
Clasificado en Ecología y Medioambiente

“Sigue con confianza y decisión la dirección de tus sueños. Vive la vida que habías imaginado. Cuando simplificas tu vida, las leyes del universo también serán más simples"

Henry David Thoreau (12 de julio de 1817 – 6 de mayo de 1862) fue un escritor, poeta, filósofo, abolicionista, naturalista, fiscalista, crítico de desarrollo, topógrafo e historiador estadounidense, entre otras cosas. Thoreau es visto por muchas personas como el padre del movimiento de la sostenibilidad ambiental. Sus ideas, expuestas en veinte volúmenes de escritos, han influenciado y servido de cimiento para anarquistas, libertarios, socialistas, liberales,  conservadores, ecologistas postmodernos y héroes de la sostenibilidad por igual.

thoreau

Es popularmente conocido por su ensayo Desobediencia Civil, un argumento para la resistencia individual al gobierno civil en oposición a un estado injusto. Después de su ‘Desobediencia civil’, Thoreau decidió trasladarse al campo, a Walden, en plena naturaleza, a una cabaña de 13 metros cuadrados, que él mismo construyó y donde vivió durante 2 años, 2 meses y 2 días.

Walden es un experimento y reflexión de su tiempo allí, donde pretendía demostrar la futilidad del estilo de vida de la épica: pescaba, caminaba, observaba la vida salvaje y meditaba acerca de las ventajas espirituales de una vida sencilla en un entorno natural. Un ensayo a medio camino entre el diario de un naturalista y un tratado de filosofía.

Y todo esto, ¿Por qué? La respuesta la encontramos en la placa que conmemora  la cabaña donde pasó sus días.

Fui a los bosques porque quería vivir deliberadamente; enfrentar solo los hechos esenciales de la vida y ver si podía aprender lo que ella tenía que enseñar. Quise vivir profundamente y desechar todo aquello que no fuera vida… para no darme cuenta, en el momento de morir, que no había vivido.

Había pasado su vida tratando de encontrar una forma de vida hermosa, saludable y ética.

Thoreau

Después de aquella experiencia en Walden, Thoreau publicó ‘Walden o la vida en el bosque’. En el texto descubrimos a un Thoreau entusiasta de los patrones ecológicos, un analista de la naturaleza, capaz de observar cómo los bosques se regeneran después del fuego o la intervención humana, por medio de la dispersión de semillas a través del viento o de los animales.

Thoreau murió a causa de la tuberculosis, en 1862 y su obra tardó muchos años en ser reconocida internacionalmente. Hoy, su sencilla tumba se encuentra cubierta por flores, hojas y recuerdos traídos de todo el mundo por sus lectores.

Los hombres trabajan por error (…) se dedican, como dice un viejo libro, a acumular riquezas donde roen la polilla y la carcoma, donde los ladrones abren brechas y roban. Es una vida de locos, como comprenderán cuando lleguen a su fin, si no antes. 

Bookmark and Share