Publicado por sofiagg, el 19 de Marzo de 2017
Clasificado en Ecología y Medioambiente, Salud y Vida

Si te preocupas los efectos en tu piel del desodorante normal, aquí tienes algunas opciones.

En los supermercados vemos infinidades de opciones de desodorantes, pero si te preocupa el efecto medio ambiental que pueden tener estos productos, querrás saber, ¡que hay alternativas! Si además, tienes dudas del origen y efectos secundarios de algunos de los ingredientes que contienen, y cómo puede reaccionar tu piel, échale un ojo a estas alternativas naturales:

1. Desodorantes naturales

piedra de alumbre pulida desodorante

Si buscas desodorantes más naturales, los hay. En nuestra tienda podrás encontrar mucha variedad disponible. Por ejemplo, los desodorantes de piedra natural tienen una aplicación muy similar:  Después de la ducha o baño y tras humedecer la piedra con agua, se frota la piel durante cinco o diez segundos. El mineral proporciona un eficaz efecto desodorante gracias a su capacidad natural para destruir las bacterias que, al descomponer el sudor, son las verdaderas causantes del mal olor corporal. Otras opciones son el desodorante con  aceites esenciales sin aluminio, desodorante roll-on Árbol de Té Australiano,  entre muchos otros más.

2. Maicena y bicarbonato sódico 

Usar bicarbonato sódico como desodorante es una manera muy simple de combatir el olor corporal sin someter a tu piel a compuestos químicos. Intenta mezclar 1/8 cucharadas de bicarbonato con un poco de agua (no lo disuelvas) y póntelo bajo los brazos. También puedes mezclar previamente con maicena, para ayudar con el olor y prevenir la humedad. Mezcla una parte de bicarbonato sódico con seis partes de maicena, y échatelo en las axilas.

3. Zumo de limón 

zumo de limon alternativa desodorante

El cítrico del limón puede ocuparse de todas las bacterias que generan el mal olor. Fregar tus axilas con una rodaja de limón al día ayuda a combatir el olor. Tan sólo asegúrate de que no aplicas el zumo de limón después de haberte afeitado depilado – ay!

4. Alcohol

Frotar alcohol es también una manera muy barata y un desodorante muy sencillo para matar las bacterias del mal olor. Llena una botella con alcohol y echa un poco de spray en las axilas. También puedes añadir unas gotas de tu aceite esencial preferido para darle un poco de aroma, como por ejemplo, aceite del árbol del té.

5. Haz tu propio desodorante

Hacer tu propio desodorante es un proceso muy sencillo que te permitirá añadir los elementos que más te gusten y customizarlo.

  • 1/4 taza de bicarbonato sódico
  • 1/4 taza de maicena
  • 5 cucharaditas de aceite de coco

Combina el bicarbonato y la maicena en un bol y mézclalo con un tenedor.  Añade poco a poco las cucharaditas de aceite de coco, hasta que se haga una pasta. Puedes guardarlo en un contenedor pequeño donde no entre el aire, o en un bote antiguo de desodorante, así además reciclamos.

Bookmark and Share