Archivo de Marzo de 2014




0
Publicado por Inspector Rich, el 17 de Marzo de 2014
Clasificado en Ecología y Medioambiente

Utilizar el lavavajillas para lavar los platos permite generalmente ahorrar más agua y energía que lavándolos a mano. Una serie de consejos prácticos para el lavavajillas nos permitirá mejorar su capacidad de limpieza, ahorrar recursos y prolongar su vida útil.

Muchas veces nos preguntamos qué es más ecológico, ¿fregar los platos a mano o utilizar el lavavajillas? Pues bien, depende de cómo lo hagamos. Generalmente se ahorra más agua y energía poniendo el lavavajillas y más si cuando fregamos tenemos esa manía inconsciente de dejar correr el agua cuando aún estamos con el estropajo.

Nos cuenta la OCU que un estudio del Canal de Isabel II (sociedad responsable de la gestión del ciclo integral del agua en la Comunidad de Madrid) pone de manifiesto que utilizando el lavavajillas se consigue un ahorro de 30,6 L. de agua diarios frente al lavado manual, de los que además 27,4 L. por día son de agua caliente.

Si preferimos lavar los platos a mano (o simplemente si no tenemos lavavajillas), el mejor consejo sin duda es llenar con agua el fregadero y utilizarlo para enjabonar los platos. Una vez esté todo fregado aclarar con agua. No es un consejo revelador, sin duda, pero conviene de vez en cuando recordarlo para concienciar sobre el problema del agua e intentar ahorrar unos cuantos litros.

Si utilizamos lavavajillas sí que podemos seguir una serie de consejos que nos permitirán ahorrar agua y sacarle el máximo partido de limpieza. Toma nota: Leer el resto »

Bookmark and Share
0
Publicado por Olokuti, el 11 de Marzo de 2014
Clasificado en Comercio justo, Ecología y Medioambiente

El consumo local y el consumo global tiene sus defensores y sus detractores. A favor del consumo local está el menor consumo en transporte, el apoyo a los agricultores de la zona o el consumo de variedades autóctonas. Sin embargo tampoco podemos ver con malos ojos el consumo de ciertos productos globales. Es el caso de los productos de comercio justo, importados de países en vías de desarrollo, en muchos casos con variedades de productos que no resultan fáciles de conseguir localmente y que su comercialización permite un desarrollo sostenible para las organizaciones de productores y su entorno social en sus países de origen.

El consumo local y el consumo global tiene sus defensores y sus detractores. A favor del consumo local está el menor consumo en transporte, el apoyo a los agricultores de la zona o el consumo de variedades autóctonas. Sin embargo tampoco podemos ver con malos ojos el consumo de ciertos productos globales. Es el caso de los productos de comercio justo, importados de países en vías de desarrollo, en muchos casos con variedades de productos que no resultan fáciles de conseguir localmente y que su comercialización permite un desarrollo sostenible para las organizaciones de productores y su entorno social en sus países de origen.

Leer el resto »

Bookmark and Share